La trepidante, solemne y monumental caída del agua, el sonido ronco y severo que presenta con orgullo una de las atracciones más visitadas de Canadá, es presagio de un buen recuerdo por las Cataratas del Niágara.

En lo personal, uno de los encuentros con la naturaleza que mayor emoción me ha producido, claro está, del lado canadiense que es de donde se aprecian mejor.

No solo es el espacio que ocupan, o su altura, hay que experimentar de cerca la caída del agua, su fuerza y el sonido que produce. Cada ciudad que cuenta con una Catarata trata siempre de venderla como la más algo…(grande, alta, potente), sin embargo, Niágara no necesita más, es única y merece ser visitada.

Continuar leyendo

 

Ricardo Ruiz

Si quieres conocer más de viajes visita mis redes sociales:

web: triphote.com | Facebook: RickTripHote | Instagram: triphote | Twitter: @RickTripHote

 

Deja un comentario

Síguenos en

Newsletter Agenda Social

Suscríbete a nuestra lista de correos.

Dont't worry, we won't spam you.